La nueva Ley de Patentes encarece y clarifica su registro

Jueves, 13 Agosto 2015
La nueva Ley de Patentes encarece y clarifica su registro

La norma unifica, simplifica y da más seguridad jurídica al proceso, que pasa de ser gratuito en la gran mayoría de casos a elevarse a 400 euros, con excepciones para universidades y emprendedores.

La nueva Ley de Patentes, que acaban de aprobar las Cortes, supone una revolución para la propiedad industrial en España, ya que acaba con las patentes sin examen, gratuitas y que suponen el 95% del total en la actualidad, en favor de las concedidas con examen, mayoritarias en el resto de países de nuestro entorno. Esto significa que el registro pasará a costar cerca de 400 euros en todos los casos, cuantía que suele además irse actualizando al alza. La norma recién validada ofrece una bonificación del 50% para emprendedores y universidades, que podrá llegar a ser del 100% si una vez otorgadas se demuestra que tienen aplicación comercial. En estos casos, hasta ahora el registro era gratuito.

La nueva normativa supone pasar de patentes "débiles", que generan "a menudo burbujas tecnológicas, alta litigiosidad y monopolios injustificados", a patentes "fuertes", según el Ministerio de Industria, "comparables a las de los sistemas internacionales y países industrializados".

También se simplifica y unifica el procedimiento, que centralizará la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y evitan las patentes curriculares -solicitadas por las universidades pero que no son explotables comercialmente- y las burbujas tecnológicas -por empresas que no tienen actividad inventiva real-. Además, se van a producir algunas modificaciones en la tramitación, sobre todo en pro de una mayor agilidad de la concesión, que podría acelerarse un año.

Todas estas novedades llevan a que la ley no entre en vigor hasta el 1 de diciembre de 2016. Hasta entonces, los expertos a los que ha consultado este diario recomiendan a las empresas que se vayan adaptando a las novedades, dado que el nuevo sistema va a ser más exigente.


Los nuevos requisitos no afectarán a las patentes débiles y sin examen concedidas hasta el momento en que entre en vigor la ley, coinciden los expertos, pero es probable que sean atacadas en los tribunales para intentar anularlas.

Así lo trasladan Patricia Ramos, directora de patentes de Pons Patentes y Marcas, y Jesús González, socio director del departamento de patentes de Herrero y Asociados.

Ramos apunta que, como el procedimiento no es retroactivo, durante "un tiempo convivirán las patentes concedidas por diferentes sistemas como en la actualidad". Existen también patentes con protección en España que provienen de la validación de una patente europea concedida; esas han pasado el examen y son fuertes, explica. Por ejemplo, las empresas del sector farmacéutico, añade, prefieren estar en España con esta estrategia.

Industria ha subrayado que la ley apuesta por la internacionalización, de forma que los solicitantes tendrán acceso a la información relevante que les va a permitir, por ejemplo, patentar en otros países.

El socio director de patentes de Herrero yAsociados apunta que la norma otorga más seguridad jurídica a las empresas que pretendan ir a otro país. "Hay que añadir las implicaciones de la patente comunitaria futura en la que España no estará y que habrá que traducir", apunta González. También se amplían los modelos de utilidad y se obliga a la cesión por parte del titular, y se simplifica la regulación de aquellas licencias que deben patentarse por su interés público.

González recuerda que una disposición establece que cuando un titular quiera emprender acciones contra un tercero tendrá que pedir el examen de patentabilidad del modelo de utilidad.

La experta de Pons corrobora que el que ahora convivan "patentes fuertes o que cumplen los criterios de patentabilidad con aquellas que en realidad no deberían haber sido concedidas da cierta inseguridad jurídica".

Sönke Lund, abogado de Monereo Meyer Marinel-lo, celebra que "el sistema español se armonice con otros Estados" aunque aumenten los costes. Por último, Industria ha destacado que la nueva ley servirá para crear "un vínculo muy fuerte entre la universidad y la empresa porque las empresas españoles van a poder colaborar de forma más estrecha con las universidades, promoviendo la innovación". Una colaboración ahora poco desarrollada, remacha Ramos.

El pasado 13 de julio, el Senado aprobó definitivamente al no incluir cambios la Ley de Patentes, que viene a actualizar la normativa vigente desde 1986 en materia de patentes. En el Congreso, la norma incluyó una cuarentena de enmiendas del PP, así como otras diez de PSOE, CiU e IU-ICV y 8 enmiendas transaccionales. El proyecto de ley, aprobado por el Gobierno el pasado 14 de noviembre, simplifica el procedimiento de patentes y obliga a demostrar, a través de un examen previo, que el objeto sobre el cual se pide una patente es "nuevo" e incorpora "una actividad inventiva". La nueva normativa prevé además que todas las solicitudes se articulen a través de la Oficina de Patentes y Marcas, al tiempo que ofrece una bonificación del 50% para emprendedores y universidades. El portavoz de Industria del Grupo Popular, Teodoro García, afirmó que el texto beneficiará a los investigadores y emprendedores del país, y además evitará "la creación de burbujas tecnológicas", así como las barreras artificiales para la entrada de nuevos competidores en materia de innovación. García también resaltó que la nueva ley servirá para "crear un vínculo fuerte entre la universidad y la empresa", ya que con ella, las universidades y centros de investigación españoles "se acercan a modelos de éxito como los desarrollados en Estados Unidos o el resto de Europa". La portavoz del Grupo Socialista, Patricia Blanquer, comentó que no presentaron enmienda a la totalidad porque comparten la finalidad de "establecer un marco legal para simplificar y reforzar" la obtención de patentes.

Las empresas, en desventaja

Patricia Ramos, directora de patentes de Pons Patentes y Marcas, señala que el porcentaje de empresas respecto a otros actores que solicitan patentes en España -personas físicas, sector público, centros de investigación y universidades- es del 50%, cuando en el resto del mundo las empresas copan el 90% de las solicitudes. Según datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), el mayor solicitante de patentes es BSH ElectrodomésticosEspaña, con 100 solicitudes en 2014, seguido del ConsejoSuperior de Investigaciones Científicas (CSIC), con 91. A continuación se sitúan la Universidad Politécnica de Madrid, con 58; ConsorcioAbengoa, con 55; la Universidad de Málaga, con 54; y la Universidad de Sevilla, con 34. En lo que respecta a los campos técnicos que copan más solicitudes, sobresale el transporte, con 168, el 7% del total, seguido de la ingeniería civil, con 163 (6,8%), y la tecnología médica, con 138 % (5,8%). Donde más patentes se solicitaron fue en Madrid (568), seguida de Andalucía (527), Cataluña (516) y Comunidad Valenciana (324).

Subir

Diseño Web: Exea Comunicación

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y para recoger datos estadísitcos. Si sigue navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Saber más